Mosquito ‘tigre’: para vencer al enemigo hay que conocerlo

Para prevenir las picaduras del mosquito ‘tigre’ es necesario, además de usar los repelentes adecuados, conocer cómo actúa.

No hay nada como conocer bien al enemigo para vencerle. Durante el verano, el mosquito tigre representa una auténtica pesadilla sobre todo para quienes viven en la cuenca mediterránea española, donde suele concentrarse principalmente en la época estival; y para los alérgicos, que son especialmente sensibles a su picadura, cuyos efectos son más intensos que los de un mosquito común. Este insecto ataca con “picaduras múltiples y son mucho más dolorosas, debido a que hay mayor inflamación de la piel y requieren más días para su curación total”. Es más, “en alérgicos y en niños la reacción inflamatoria, el prurito y la quemazón pueden llegar a necesitar tratamiento médico”.

Y para prevenir las picaduras es necesario, además de usar los repelentes adecuados, conocer cómo actúa el mosquito tigre. El período de mayor actividad “va de mayo a octubre y, a diferencia de otros, pica principalmente durante el día, especialmente en los momentos cercanos al crepúsculo y a los inmediatamente posteriores al amanecer”. Ardanaz resalta que puede desarrollarse “tanto en hábitats naturales (bromelias, plantas de bambú, orificios de los troncos de los árboles, arbustos, etc.), como artificiales (neumáticos, bidones y recipientes que puedan albergar agua de lluvia o riego); en general, en cualquier lugar pequeño que contenga agua durante un mínimo de diez días”.

Por el contrario, no se desarrolla en agua salobre ni deposita los huevos en ríos, arroyos, estanques ni piscinas. Además, “presenta poca autonomía de vuelo y se dispersa sobre todo mediante el transporte accidental en turismos y vehículos pesados”, afirma Ardanaz.

Cómo prevenir sus picaduras

Una vez se conocen sus hábitos, existen diferentes medidas para evitar sus picaduras: “Utilizar repelentesmosquiteras de malla fina y ropa que cubra la mayor parte del cuerpo y evitar los colores llamativos y también los perfumes intensos” puede ser efectivo, al igual que recurrir al aire acondicionado, pues “genera una corriente de aire que ayuda alejar a estos mosquitos”, describe Alcalde.  Si se recurre a los insecticidas, “es importante seguir las instrucciones de uso del fabricante y nunca aplicarlos sobre la piel”, continúa.

Repelentes eficaces

Sobre los repelentes, las farmacéuticas apuntan que los más eficaces frente al mosquito tigreson los que contienen DEET, IR3535 e icaridina. “El DEET está en múltiples formulaciones (soluciones, lociones, cremas, aerosoles, etc.) -concreta Ardanaz-. Para zonas de alto riesgo de transmisión de enfermedades, en condiciones de altas temperaturas y humedad elevadas y situaciones que requieran una duración de acción prolongada, la mejor opción es utilizar DEET al 45-50 por ciento”. Según Alcalde, “las concentraciones superiores al 20 por ciento de DEET o icaridina confieren un efecto protector durante seis horas”. Y como repelente natural, menciona el citriodiol que, a concentraciones del 30 por ciento, ofrece protección frente a estos mosquitos de 4 a 6 horas.

Las dos farmacéuticas advierten de que estos productos pueden estar contraindicados en niños. En general, no deben usarse en menores de 2 meses y, en concreto, “el DEET está contraindicado en menores de 2 años y en niños de hasta 12 se recomiendan dos aplicaciones diarias”, matiza Alcalde. En el caso de las embarazadas, afirma que hay estudios que muestran que el DEET se podría administrar en el segundo y tercer trimestre de gestación y sostiene que hay datos que indican que sería seguro durante la lactancia, “pero siempre es conveniente consultar con el ginecólogo”, matiza.

Ardanaz da un consejo muy práctico: “No es aconsejable utilizar repelentes que incluyan el fotoprotector en el mismo producto, porque las instrucciones de uso de cada uno son distintas y, en la mayoría de los casos, los repelentes no deben reponerse con tanta frecuencia”. Por ello, insiste en aplicar el fotoprotector primero y, pasados 20 o 30 minutosel repelente.

¿Qué hacer una vez ha picado?

La alergóloga recomienda evitar el rascado en la medida de lo posible, aplicar hielo inicialmente en la zona durante diez-quince minutos para bajar la inflamación y evitar que se expanda el veneno. “Si acudimos a Urgencias seguramente prescriban antihistamínicos orales, corticoides o antisépticos tópicos. En ocasiones, es necesario pautar corticoides orales e incluso antibióticos, pero es importante saber que se debe evitar el uso de antihistamínicos en cremas”, concluye Calatayud.

Objetivo: evitar que se reproduzcan

  • Eliminar los objetos que se encuentran al aire libre y puedan acumular agua de lluvia o riego durante días.
  • Vaciar y limpiar, en la medida de lo posible, recipientes, platos de macetas, sifones, fuentes ornamentales, piscinas abandonadas, charcos en el césped o cualquier otro lugar donde pueda acumularse agua estancada.
  • Proteger los pozos y aljibes.
  • Evitar la acumulación de agua en agujeros y oquedades de los árboles.
  • Vigilar los sistemas de riego.
  • Renovar y limpiar cada 2 o 3 días el agua de los bebederos de los animales y si no es posible, cubrir con telas mosquiteras bien ajustadas.
  • Echar agua en los sumideros al menos una vez por semana.

Síguenos aquí:
RSS
Enviar por Email
Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
INSTAGRAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *